COLOMBIA DESDE SU SOLEDAD


Tengo el privilegio de publicar este artículo, escrito hace algún tiempo por Alonso Ussía, cronista del periódico español “Opinión”, donde el autor, no colombiano, pone ante la opinión pública un punto poco mencionado, el silencio de los países latinoamericanos y su apatía ante el problema del desprestigio a la población colombiana en general, a causa del maligno cáncer del narcotráfico.

Esta es la principal fuente de ingresos de las FARC, a quien algunos nefastos amigos, insisten en llamar “grupo político”.

Sólo le faltó mencionar al destacado periodista, el descarado patrocinio y absurdo apoyo, por los últimos años, de países vecinos, que tienen el coraje de auto llamarse hermanos.

 

COLOMBIA DESDE SU SOLEDAD

Me confieso un enamorado de Colombia. No se habla mejor español en el mundo. Y no es preciso acudir a un colombiano de la clase alta y mejor cultivada para oír la belleza de su lenguaje. El dominio y el donaire de la palabra están en todos sus habitantes.

Colombia es una nación grande y rica, con dos tragedias que nunca terminan, el narcotráfico y la guerrilla.

Quizás la tragedia sea sólo una con dos caras diferentes de muerte y ruina. Sin la guerrilla no existirían otras bandas y fuerzas paramilitares que enredan aún más el drama.

Colombia es una nación injustamente desprestigiada. Cierto es que la inmensa red del narcotráfico usa a decenas de miles de inmigrantes naturales para extender el terrible negocio de la droga. Pero otras decenas de miles de colombianos, que nada tienen que ver con las grandes empresas de la muerte, son tratados y recibidos como si fueran delincuentes.

Colombia, que es una de las naciones más acogedoras, hospitalarias y cultas de América, es un país que ha asumido su soledad. Me pregunto –y me respondo- si todo el esfuerzo económico y humano que se ha empleado en Irak no hubiese tenido más justificación en Colombia.

La guerrilla llamada revolucionaria, las FARC, ese ejército potentísimo comandado por virtuosos asesinos, ocupa una buena parte de su territorio. Hace días han intentado matar al presidente de la República, Álvaro Uribe, que desde el principio de su mandato declaró la guerra abierta a los terroristas. Pero nadie en el mundo occidental ha reaccionado.

Se figuran que sucedería si el rey de España, el presidente de la República Francesa, la reina de Inglaterra, o el presidente de los Estados Unidos sufrieran un atentado contra sus vidas? La movilización de occidente sería inmediata. Pero Colombia no es tratada como una democracia más, sino como un sistema distinto.  Está sola y hemos dejado solos a millones de colombianos pacíficos, honestos y trabajadores.

Por qué contra Sadam Husein y no contra Cano y su ejército de criminales? Una considerable proporción de los llamados  “guerrilleros” no saben ni por qué luchan. Un sistema perverso y estalinista los ha hecho presos de su crueldad.  Uribe lo ha dicho pocos minutos después de sufrir el atentado: “No hay diálogo posible con la arrogancia que deriva del fusil, el coche-bomba y el dinero de la cocaína. Los terroristas tienen que sentir que el Estado los va a derrotar”. Pero son muchos los años que han transcurrido y el Estado colombiano no parece capacitado para terminar con el terrorismo, que allí no es grupo sino ejército, con un potencial extraordinario y el apoyo constante del gran negocio.

Cuántos colombianos tienen que morir, además de las decenas de miles de ellos asesinados o caídos en la selva luchando contra los terroristas, para que el mundo occidental reaccione? Acaso la existencia de esos ejércitos asesinos, favorece intereses ocultos en los países más poderosos de la tierra?

Colombia se muere porque se siente sola. Colombia emigra porque las circunstancias han hecho que allí la vida no se incluya en la relación de los derechos fundamentales. Por mucho que haga el Estado y por admirable que sea el coraje cívico de sus dirigentes, el camino para alcanzar la paz y la rendición del terrorismo se adivina largo y penoso.

A uno, personalmente le duele mucho más la tragedia de Colombia que la de Irak.  Los colombianos son los nuestros, o mejor escrito, aún mejores que los nuestros. Han intentado asesinar su presidente y el mundo le ha dedicado una atención cansada.

Si hay que actuar con la fuerza en algún lugar para lograr la paz, allí está Colombia.  La bellísima nación de gente buena que nos da día tras día, una lección de valentía desde su soledad.

Alonso Ussía

Columnista, Periódico “Opinión”, España

Categorías:ESCRITOS, TEMASEtiquetas: , , ,

2 comments

  1. Interesante los comentarios del redactor. Sin querer sentar cátedra, pues no soy ningún experto, quiero aportar a estos comentarios extractados de un seminario que realice hace pocos meses en una especialización que termine sobre “Educación Mediatica” en Colombia y tratamos esta temática.

    Un colombiano del común opina
    Por, Carlos Julio Romero

    Conociendo la historia de Colombia de los últimos 50 años, nos encontramos, que quienes éramos los niños y adolescentes de esos tiempos, hemos crecido bajo el manto de una sociedad corrompida porque le hace daño a sus propios pares” paisanos”. Si nosotros miramos un poco nuestra historia, veríamos que el proceso mismo nace de la colonia, pero sin querer sentar catedra sobre el tema (ya que no soy ningún experto), demonos cuenta que la chicha, el aguardiente y quien sabe que otras cosas del momento ,comenzaron horadar la sociedad que hoy nos gobierna , no se nos olvide que “el consumo de la chicha fue prohibido por norma gubernamental”, entonces, y retomando la idea, la guerrilla nace por los 50s bajo una estrategia de una equivocada idea de “revolución “ revolución socialista”… sin mirar la revolución de los comuneros.. Ver el concepto…, entonces notamos que unos pocos se aprovecharon de la in eficiencia del estado para abordar los problemas sociales apremiantes del momento. Si miramos es transcurrir vemos que tanto los mal llamado “Hombres educados”, pues no lo son, únicamente se aprovecharon de la pobreza, analfabetismo y falta de oportunidades laborales, para ser convertidos en las victimas del dinero fácil “Bonanza marimbera, el negocio del narcotráfico que no supimos enfrentar, el negocio del paramilitarismo Vs Narcotráfico o lo peor aún, Política Vs narco Vs Guerrilla y uno que otro tipo como Guillermo Soto, entre otros ..Cualquier situación en el mundo no es pura coincidencia.. , si no miremos lo que esta pasando en libia, Egipto y otros….

    Para resumir y como dije antes, “no soy experto”, pero si un Colombiano del común, que siente esta estigmatización, yo le preguntaba a un conocido mutuo, sobre el porqué no nos habían dado la sede de los juegos olímpicos de la juventud en Medellín?, y en resumen de su respuesta fue, el presidente no supo responder a la pregunta ¿ Que le aportaría Medellín a la paz? Somos una sociedad de narcotráfico “aunque no narcotraficantes, guerrilleros, aunque no pertenecemos a la misma, Senadores y/o representantes a la cámara o Gobernadores, Sin serlos “Hay están presos un montón de patanes de esos” y tristemente tengo que reconocer que uno de mis mejores amigos en mi vida termino en esas redes de infección social..

  2. Admiro y respeto a los escritores y comentaristas anteriores y estoy de acuerdo con la mayoría de sus comentarios expresados. Estoy muy lejos de ser experta en ninguno de los temas, pero quiero agregar mis “5 centavos” a los comentarios. Estoy totalmente de acuerdo con Alonso Ussia, en que Colombia ha estado sola en la batalla contra el narcotráfico y contra la guerrilla; la union de los 2 males, ha sido el peor cáncer de la humanidad. Uno tiene y aporta el dinero, y el otro tiene y aporta las armas y los recursos humanos necesarios para llevar a cabo lo que sea, cuando sea y como sea, (además, creo que hay grandes intereses ecónomicos por lo alto). También estoy de acuerdo con el comentario de Carlos Julio Romero en que hemos vivido más de 50 – 100 años de violencia y corrupción. Pero, mi pregunta ahora es: vamos a seguir lamentándonos de lo que ya pasó (y no podemos cambiar) o vamos a mirar hacia el futuro y ver qué podemos hacer por Colombia para mejorar? para salir adelante? Hay una organización desde hace ya varios años que se llama “Yo Creo en Colombia” y el trabajo que están haciendo por EDUCAR (al pueblo y a los de arriba) para cambiar la mentalidad torcida de tantas generaciones y comenzar a actuar como un país honrado, con ganas de luchar para mejorar – a nivel nacional, internacional, y especialmente personal – pues cuando la persona humana y su nivel de vida mejora, todo mejora. Ya he leído en varios libros y documentales que un pueblo educado puede lograr más que el dinero. Es cierto que el dinero ayuda mucho, pero sin educación y rico, no llega más que a la vuelta de la esquina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: