“CIRUJANO DE MUÑECAS”


Publicación en el Diario El Espectador en la columna de “IM Comenta”, escrita por la dama bogotana Inés Montaña, el 25 de Mayo de 1974 con motivo del centenario del nacimiento del Profesor Rafael Ucrós.

En los anales de la medicina en Colombia, aparece el profesor Rafael Ucrós, como una figura eminente, quien fundó la facultad de Ginecología y Obstetricia de la Universidad Nacional de Colombia. Pertenece al grupo de los que pueden llamarse apóstoles de la medicina.

En una Navidad, se organizó una visita a Agua de Dios para llevar regalos a los niños de ese lugar que en ese entonces era una “cárcel de dolor”. Había llegado de Europa a uno de los almacenes importantes de Bogotá, un cargamento de muñecas preciosas, pero con algunos desperfectos, debido al largo y difícil viaje de esa época y por ese motivo, se consiguieron casi regaladas.

Entonces la casa del profesor Rafael Ucrós y de doña Virginia se convirtió en una clínica de muñecas donde todos colaboraron. Pero, naturalmente, el que más sabía de cirugía era el profesor, quien después de su consulta se quitaba el saco y trabajaba “en alta cirugía” con aquellos “seres” que llevarían felicidad a las niñas habitantes de la ciudad de la tristeza. Así arreglando brazos y piernas de pasta o pegando cabezas de porcelana, fue recordado por muchos, el resto de su vida.

Lección Humana. Las hijas y niñas amigas, entre las cuales estaba yo, íbamos a vivir la experiencia de pasar “El Puente de los Suspiros”, para lo cual se necesitaba licencia especial. Viviendo una época dichosa de serenatas, bailes y fiestas estudiantiles, no estábamos preparadas para lo que se encontraría en Agua de Dios.

El profesor Rafael Ucrós nos preparó: “Allí no se puede demostrar miedo ni asco. La que no pueda dominarse no debe ir, porque en cambio de llevar alegría, se hiere a los enfermos. Es muy distinto lo que van a ver, de lo que ustedes conocen, pero es una lección para aprender a vivir” Y este fue el significado de sus palabras que ahora surgen a través de la bruma de los años.

El profesor Ucrós fue nuestro capitán en la excursión que nos mostró una cara amarga de la vida. Allí, el maestro Luis A. Calvo nos dio un concierto y allí vimos contentas, a un millar de niñas, llevándoles el mensaje de Navidad. Supimos comportarnos a la altura, por más impresionante que fuera lo que se veía en esa época, considerando el escaso tratamiento para los enfermos de lepra, porque allí estuvo vigilante la mirada del profesor, quien, de regreso, dijo: “Les doy 5 de calificación”

Y ese recuerdo, no está en los discursos ni en los escritos acerca del galeno, quien marcó una etapa en la medicina colombiana y fue “El Cirujano de Muñecas” de las niñas de Agua de Dios.

NOTA DEL AUTOR DEL BLOG: Conceptúo que la visita a Agua de Dios aquí citada, debió efectuarse alrededor del año 1.930.

Categorías:ESCRITOS, TEMASEtiquetas: , ,

3 comments

  1. Ya se de donde viene esa necesidad de ayudar al projimo que toda una vida vivi con mi papa. De las raices formadas por nuestros abuelos. Que orgullosa me siento de ser Nieta de un abuelo que no conoci pero que todo lo que oigo son recuentos que nos llegan al Corazon. Gracias primo Rafa por dejarme saber de esta anegdota del los abuelos Ucros. besos tu prima Clemencia Ucros Diaz.

  2. Me parece una Historia espectacular y verdaderamente digna de publicarse a los cuatro vientos; y lo escribo con mayúscula porque es Historia real, no historia de cuento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: