UN SALUDO


jesus-pesebre-nacido

Queridos Amigos:

Faltan pocos días para la Navidad y como no quería salir a comprar y comprar y seguir comprando, decidí sentarme a escribir esta nota, la que les mando con el ánimo de hacerme presente en esta época, de evaluación del año que se acaba y planeación del que llega.

Como de costumbre, nuevamente se nos acabó el año en un abrir y cerrar de ojos; los meses corrieron, me pareció mas rápido que de costumbre; muy rápido.

Hacer cuentas, a veces no es divertido, pues si de dinero se trata, todo lo que podemos hacer es buscar soluciones, que irremediablemente nos llevan a la misma y detestable conclusión: tenemos que apretarnos el cinturón.

Pero hay otra clase de cuentas, las que también y desafortunadamente, por más que deambulemos intensamente, nos llevan a una sola respuesta: el tiempo no perdona.

Así, cuando veo en el televisor personajes conocidos de la política, la farándula, etc. y a algunos, o más bien, a muchos de ellos les noto las odiosas y profundas arrugas, acompañadas con algo del consabido deterioro producido por la edad, corro apresuradamente al espejo esperando una sorpresa. Pero me quedo estupefacto, pues no hay tal; el tiempo no discrimina, en otras palabras, si por allá llueve, por acá no escampa. Por algo será que el ser humano ha buscado por siglos, aunque sin mucho éxito, el famoso y nombrado “Elixir de la Juventud”.

Hace un par de días me dio por hacer cuentas de “tiempo” para llegar a darme cuenta de que acabo de cumplir cuarenta y siete años casado. Caraaajooo !! mucho tiempo… como diría el bolero de Los Panchos: “Toda una Vida”.

Además, el pasado mes de Julio, cumplí cuarenta y cinco años de vivir en este magnífico país. Cualquiera diría que soy más “gringo” que colombiano, pero no es así, pues todavía me preocupo mucho y a veces hasta siento consternación, por Colombia. No soy crítico, pues soy consciente que al no contribuir a detener el despelote, no puedo serlo, pero legítimamente, quisiera que lo malo sucediera menos… y que lo bueno, sucediera más. Pero estoy muy distante para aportar de alguna forma. Ojalá mis paisanos lo hagan.

Colombia es un país del Tercer Mundo; eso lo se… pero soy colombiano. Siempre sufría por la idea de “cuatro mundiales sin mundial”. Pero… por fin ahí nos hicimos presentes. Sin embargo y para desgracia de todos nosotros, no hemos estado, ni nunca estaremos “ni cerca” de ganar un Mundial de Fútbol. A lo mejor mis nietas lo experimenten algún día… pero desafortunadamente, a ellas no les va a importar.

No nos destacamos a nivel mundial, sino por uno u otro hechos o personajes, bastante aislados, buenos o malos, aunque nos encantaría estar en boca de todos, internacionalmente. Por eso pregonamos, no solo con gran optimismo, sino con mucho orgullo… “Colombia es Pasión”. 

No mandamos gente a la luna, no fabricamos automóviles BMW ni Lexus, Leonardo no fue bogotano ni Lionel Messi es de Medellín, ni mucho menos. Me encanta la música; nuestros representantes, Juanes, nuestra muy querida Shakira y Carlos Vives, así como muchos otros, hacen “sonar” el nombre de Colombia en el extranjero y les comento que donde mejor se oye, es aquí, y saben por qué? Pues porque “son de los nuestros” y porque “vivo fuera”.

Como dije unas líneas arriba, vivo aquí en los Estados Unidos hace cuarenta y cinco años. La “aclimatación” fue un proceso lento. Los primeros cuatro o cinco años, llenos de nostalgia, extrañando muchas personas, cosas, costumbres y más, que quedaron atrás; después, un período largo, de unos diez años, a lo mejor más, en los que me alejé bastante del medio, hasta que ni mis amados deportes seguía; estuve muy centrado luchando, trabajando y levantando a mis hijos, siempre en compañía de mi esposa.

Después, empecé a acercarme a mi país de nuevo: deportes, hechos cotidianos y alguito de política, etc. Lo bueno y lo malo.

En los últimos diez años, con la maravilla del Internet, una gran ayuda, me he aproximado e identificado de nuevo con mi país, hasta el punto de que leo periódicos a diario, y me atrevería a decir que a grandes rasgos, se “que pasa por allá”. Sin embargo, no me devolvería; mi lugar debe estar cerca de mis hijos, en California. Además y muy importante, debo gozar de mis queridas nietas, pues ellas, junto con mi Golf, mi Bicicleta, mi Sartén y mi “Manzana”, me ayudan a conservar la mente fresca y he oído que eso disminuye la cantidad de arrugas.

Para terminar, el hecho de que no vea mis familiares y amigos con más frecuencia, no significa que no los recuerde con inmenso cariño. Al fin y al cabo, son parte de mi muy reducida lista de personas “favoritas”. Reciban mi cariñoso saludo desde “elsalpiconderafa”, deseándoles unas Navidades felices en compañía de los suyos y mis fervientes deseos por un Nuevo Año lleno de prosperidad, de alegría y principalmente . . . de SALUD.

Rafael Ucrós

Diciembre 19, 2013

Cerritos, California

Categorías:ESCRITOSEtiquetas: , ,

2 comments

  1. Bueno tu escrito, nos trae añoranzas, pero que reconfortante es saber que hay  un pedazo  de Colombia en tu corazón, cuantos se van y se olvidan de su amada tierrita,  llena de tantísimas cosas negativas pero sigue siendo Nuestra Tierra, la que nos vió nacer, la de nuestros ancestros, la de nuestra idiosincracia, la de nuestros bellos paisajes, la de nuestra hermosa música que nos hace vibrar, la de nuestra excelente comida, la de hermosas mujeres, la de diversidad de fauna y flora, la de gente buena berraca y feliz, en fin  NUESTRA AMADA MADRE PATRIA ….., que bueno que después de tantos años casi ya medio siglo puedas decir ”  Ay…..que orgulloso me siento de ser un buen colombiano  ” Un abrazo grande, grande como las alas abiertas de nuestro Cóndor de los Andes.

    MARGARITA GÓMEZ VÉLEZ G ASESORA ARITA GÓMEZ VÉLEZ sesora Inmobiliaria

  2. Como siempre, te fajaste! Pero esta vez tengo que decirte que no estoy de acuerdo con “un puntico” de todos los que tan elocuentemente tocaste. Se trata de lo de “las odiosas y profundas arrugas, acompañadas con algo del consabido deterioro producido por la edad”. No, no, qué es esa forma de expresarte? Me parece más bien estar escuchando a Pepita, Graciela o Elvira; 🙂 no, por favor, eso no se dice y no se le debe dar ninguna importancia. Lo que importa realmente es lo que hemos logrado en estos años; la felicidad de disfrutar los/las nietos; la sabiduría acumulada por todas las experiencias vividas – en lo personal, familia y amigos – nos hace más sabios y nos da grandes satisfacciones. Si bien es cierto que, cronológicamente, no hay nada que podamos hacer, física, emocional y espiritualmente SI! Y sobretodo, mentalmente, pues la mente rige y proyecta todo lo que pensamos y de verdad queramos. Una Feliz Navidad y un Próspero y Venturoso Año Nuevo para tí y Ligia, Rafa y Sophia, Pamela, Raul y Cata, la Negra, Fernando, Marcela, Phillip e hijos, de la prima que mucho los quiere, Patricia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: