VILLA DE LEYVA


El pasado Enero, tomé un viaje a la localidad boyacense de Villa de Leyva. Unos diez minutos después de llegar, me di cuenta de que en verdad, no se puede tomar un viaje “breve y apurado” a esa hermosa población; absurdo! La premura de esta visita, no me permitió ver y visitar todo lo que hubiera querido.

Villa de Leyva es un encantador pueblo colonial, que con un clima ideal y una serie de atracciones turísticas envidiables, ofrece al visitante continuas celebraciones de ferias y festivales, una estadía durante la cual, éste podrá gozar de un ambiente relajado, cultural y de placentero descanso.

Oficialmente, la fundación de Villa de Leyva, ocurrió en Junio de 1572, por orden del Presidente del Nuevo Reino, Don Andrés Díaz Venero de Leyva, para que fuera habitado por soldados españoles que participaron en las expediciones conquistadoras, después de su rendición.

En los siguientes años, la población creció considerablemente; se originó La Plaza Mayor, alrededor de la cual creció el pueblo, sus calles y manzanas, todo bajo un criterio arquitectónico netamente español, pues de allí eran sus creadores. En el siglo XVII, la economía se desarrolló principalmente por las cosechas de trigo. De esta agricultura artesanal quedan aun varios molinos de la época. Hoy en día, la economía del municipio se basa en el turismo, la agricultura y la explotación de piedra, arcilla y mármol.

Villa de Leyva fue declarado monumento nacional por el General Gustavo Rojas Pinilla, en 1954, Decreto mediante el cual se ordenó restaurar las casas y los sitios históricos. Desde ese entonces, la localidad atrae miles de visitantes de todas partes del país, así como internacionales, quienes allí gozan de atractivos y legítimos templos coloniales, casas históricas, museos, galerías de arte, una amplia variedad de artesanías, además de una extensa oferta gastronómica.

Desde el momento de mi llegada, me impresionó el valor arquitectónico colonial del lugar. Poco antes de entrar al pueblo, descubrí sobre la vía esta curiosa pared, la que me detuve a investigar. Para mi sorpresa, Jean Claude, el dueño del “Restaurante El Rancho”, con quien tuve la oportunidad de conversar por largos minutos, es un francés, quien llegó a la localidad en el año 1970; después de enamorarse del hermoso entorno, se enamoró también de una muchacha del lugar, con quien formó su nido.

DSCN1483

DSCN1482

DSCN1481

Aunque el nombre “El Rancho” suena como a restaurante criollo, ellos crearon… un restaurante típicamente francés, donde puedes ordenar, según Jean Claude, platos tradicionales como Ratatouille o Soupe á L’Ognion, si así lo deseas.

DSCN1484 DSCN1485 DSCN1486

.

La arquitectura del pueblo, netamente colonial, atrae la atención de los que la valoramos; así, me apresuré a hacer varias tomas fotográficas de edificaciones que me encontré en mi corto trayecto, las que exhibían el depurado blanco en el estuco de las paredes. combinado con fuertes colores en sus detalles de madera. El uso muy frecuente de la piedra rústica, así como del ladrillo y la teja de arcilla, le aportan un sabor inigualable a cualquier construcción. Las macetas y materas de arcilla, tan comunes en todo pueblo boyacense, le dan el toque final a jardines y rincones.

DSCN1479

DSCN1336

DSCN1335

DSCN1334

.

Coincidencialmente, al fondo de esta estrecha calle, me encontré con la Iglesia del Carmen. Este Templo, que data del siglo XIX, es frecuente centro de peregrinación; en él se venera la imagen de la Virgen del Carmen Renovada.

DSCN1309

DSCN1333

.

Al lado derecho, se encuentra el Convento de los Padres Carmelitas, edificación del año 1911, donde no se permiten visitantes. Tuve la fortuna de encontrarme en la puerta con la Administradora, quien aceptó, bajo promesa de no demorarme, que yo tomara fotografías de los jardines, los que aquí me apresuro a mostrarte.

DSCN1332

DSCN1313

DSCN1329

DSCN1312

DSCN1311

Algo hermoso e inigualable, artístico y de un gusto sin par. Desafortunadamente, ella no cedió a mi insistencia y no me permitió hacer tomas desde los balcones del segundo piso.

DSCN1331

DSCN1315

DSCN1330

DSCN1328

DSCN1323

DSCN1324

.

Después, en mi búsqueda de un lugar para pernoctar, llegué a “La Hostería del Molino”, conocido también como “La Mesopotamia”. El enorme caserón fue construido a mediados del siglo XVI y funcionó como hacienda, molino de trigo y casa de recreo de los Virreyes.

DSCN1341

DSCN1364

DSCN1362

DSCN1361

En el año 1955, el capitán de corbeta Cesar Augusto Landínez adquirió la casa y se dedicó en compañía de su esposa a restaurarla y convertirla en lo que es hoy en día, un sitio de carácter estrictamente colonial, acogedor y hospitalario, que sorprende al visitante con hermosos y artísticos detalles en cada esquina y recodo de ella.

DSCN1360

DSCN1353

DSCN1352

DSCN1349

DSCN1346

.

Para terminar, terminé pernoctando en una hostería llamada “Casa del Marqués de San Jorge”, hermosa casa colonial que data del siglo XIX. Nunca pude averiguar el origen de su nombre, pero sí me impresionó la belleza de sus dos patios interiores, de los que aquí incluyo varias tomas fotográficas, especialmente para ti.

DSCN1475

DSCN1377

DSCN1366

DSCN1370

DSCN1369

DSCN1368

DSCN1367

DSCN1480

.

De nuevo y como dije al principio, si vas a visitar Villa de Leyva, asegúrate de leer sobre sus sitios de interés y dedícale por lo menos, tres días completos. Los gozarás, pues es un verdadero orgullo Boyacense… y Colombiano.

.

Datos históricos e informativos, de varias fuentes de la Red.

Todas las fotografías son de mi autoría.

 

.

Rafael Ucrós

Cerritos, California

Marzo 20, 2016

 

 

.

Categorías:ESCRITOS, TEMAS, VIAJESEtiquetas: , , , , ,

3 comments

  1. Está muy interesante la historia, aunque la mayoría de los detalles sí los sabía esta vez. Es una lástima que no hubieras ido a conocer El Duruelo, otro de los hoteles, (mi papá decia que lo copiaron de La Rosita). La Rosita era la finca de mis abuelos y bisabuelos paternos, que tenía justamente uno de los molinos de trigo más grande de la región y le molía el trigo a una gran cantidad de campesinos de la región. El Museo Paleontológico, también vale la pena; tienen un fósil prehistórico de hace 10 mil años, el cual es uno de los pocos que existen en el mundo. El Infiernito, también es un sitio digno de visitar; son unas formaciones naturales en roca con unas formas fálicas muy interesantes. También hay unas plantaciones de manzanas y duraznos, que no tiene nada que envidiar a las de California. El pozo de la vieja y una caída de agua que es muy agradable para ir a pasar el día y hacer un gran asado, mientras disfruta de un baño con nadada espectacular. Será para la próxima.

  2. Se me olvidó mencionar la Casa de Nariño y especialmente la Casa de Ricaurte, (pariente nuestro) ambas son museos, al igual que el museo del Maestro Luis Alberto Acuña. La caída de agua se llama La Periquera, muy lindo todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: