EL SILENCIO


Bruselas fue anoche una ciudad aturdida, con calles desérticas y una altísima actividad policial y militar en diversos sitios de la cuidad. La violencia madrugó. Empezó al filo de las ocho de la mañana, con dos explosiones en Zaventem, uno de los mayores aeropuertos de Europa, en las que murieron al menos una decena de personas, una obra de dos suicidas. Poco después, una tercera detonación segó la vida de una veintena de personas más en la estación de Metro de Maelbeek, muy cerca de los cuarteles generales de la Unión Europea. Cerca de 140 heridos, en total.

Más tarde, la policía encontró una bomba sin explotar en una vivienda de Schaerbeek, uno de los barrios con mayor concentración de musulmanes de la ciudad.

Mientras la prensa mundial recorría el lugar, los fotógrafos hacían tomas de múltiples mujeres musulmanas, quienes semiescondidas desde altas ventanas del vecindario, con sus trapos cubriéndoles cabezas y rostros, parecían celebrar los hechos recién sucedidos, haciendo gestos no identificados. Fue lo que yo percibí, desde mi televisor.

Espero sinceramente que el gran país donde vivo, los Estados Unidos de América, no llegue a adoptar el lamentable permisivismo al que han llegado gran parte de los países europeos, donde los muy, muy abundantes “silenciosos y buenos musulmanes”, miran con beneplácito el terrorismo que se desparrama sin freno, día a día. Me asusta ver, que aquí… allí estamos llegando.

Mientras tanto, Europa paga su inocencia y su ingenuo permisivismo.

Publiqué esta entrada “EL SILENCIO” hace cuatro meses, con motivo de los graves atentados en París. Aquí te la pongo de nuevo, pues me preocupa nuestro futuro y el de nuestros descendientes.

.

El médico forense Emanuel Tanay sostiene con dramáticos ejemplos la conocida reflexión de Mahatma Gandhi:

“Lo más atroz de lo malo que hace la gente mala, es el silencio de la gente  buena.”

8

¿Eran muchos los Nazis? Son muchos los musulmanes fanáticos?

El autor de este mensaje es el Dr. Emanuel Tanay, nacido en 1928, judío sobreviviente del Holocausto, conocido y muy respetado psiquiatra forense radicado en los Estados Unidos.

Un hombre, cuya familia pertenecía a la aristocracia alemana antes de la Segunda Guerra Mundial, fue propietario de una serie de grandes industrias y haciendas.  Cuando se le preguntó ¿cuántos de los alemanes eran realmente nazis, la respuesta que dio puede guiar nuestra actitud hacia el fanatismo:

“Muy pocas personas eran nazis en verdad” dijo, “pero muchos disfrutaban de la devolución del orgullo alemán, y muchos más estaban demasiado ocupados para preocuparse. Yo era uno de los que sólo pensaba que los nazis eran un montón de tontos. Así, la mayoría simplemente se sentó a dejar que todo sucediera. Antes de que nos diéramos cuenta, los nazis eran dueños de nosotros, se había perdido el control y el fin del mundo había llegado. Mi familia perdió todo. Terminé en un campo de concentración y los Aliados destruyeron mis fábricas”.

Se nos dice que la gran mayoría de los musulmanes sólo quieren vivir en paz.  El hecho es que los fanáticos han dominado el Islam, tanto en este momento como en la historia.  Son los fanáticos los que marchan. Se trata de los fanáticos los que producen guerras. Se trata de los fanáticos los que sistemáticamente masacran cristianos en África y Europa, y se van adueñando gradualmente de todo el continente en una ola islámica. Estos fanáticos son los que ponen bombas, decapitan y asesinan. Se trata de los fanáticos los que celosamente difunden la lapidación a los homosexuales. Se trata de los fanáticos los que enseñan a sus jóvenes a matar y a convertirse en terroristas suicidas.

9

El hecho cuantificable y duro es que la mayoría pacífica, la “mayoría silenciosa” es intimidada e imperceptible.

La Rusia comunista estaba compuesta de los rusos, que sólo querían vivir en paz. Sin embargo, los comunistas rusos fueron responsables por el asesinato de cerca de 50 millones de personas.  La mayoría pacífica… fue irrelevante.

La enorme población de China era también pacífica, pero los comunistas chinos lograron matar la asombrosa cifra de 70 millones de personas.

El individuo japonés medio antes de la Segunda Guerra Mundial, no era un belicista sádico.  Sin embargo, Japón asesinó y masacró, en su camino hacia el sur de Asia Oriental, en una orgía de muerte que incluyó el asesinato sistemático, a 12 millones de civiles chinos, la mayoría muertos por espada, pala y bayoneta.

Y, ¿quién puede olvidar Ruanda, que se derrumbó en una carnicería?

¿Podría no ser dicho que la mayoría de los ruandeses eran amantes de la paz?

Las lecciones de la historia son con frecuencia increíblemente simples y contundentes. Sin embargo, a pesar de todos nuestros poderes de la razón, muchas veces perdemos el más básico y sencillo de los puntos: Los musulmanes amantes de la paz se han hecho irrelevantes por su silencio. Los musulmanes amantes de la paz se convertirán en nuestro enemigo si no se pronuncian, porque al igual que mi amigo de Alemania, se despertarán un día y encontrarán que los fanáticos los poseen y el fin de su mundo habrá comenzado.

Los alemanes, japoneses, chinos, rusos, ruandeses, serbios, afganos, iraquíes, palestinos, somalíes, nigerianos, argelinos, y muchos otros amantes de la paz, han muerto a causa de que la mayoría pacífica no se pronunció, hasta que fue demasiado tarde.

7

En cuanto a nosotros, que somos espectadores ante los eventos en desarrollo, debemos prestar atención al único grupo que cuenta: los fanáticos que amenazan nuestra forma de vida.

***

Yo Rafa, pienso igual. Sin ser político, ni extremista, ni mucho menos “anti-nadie”, opino que el silencio de las instituciones y grupos musulmanes alrededor del mundo, es aberrante, aterrador y detestable. Estos, deberían manifestarse de alguna forma si en realidad están en desacuerdo con la lucha contra los “infieles”, en la forma de bombardeos, matanzas y actos violentos, como los que seguimos viendo continuamente. Estando desparramados en cantidades enormes por el mundo, afortunadamente mucho menos en Estados Unidos, donde yo vivo, que en Europa, su “no integración” a las comunidades donde viven, su innegable deseo de incrementar su fé y sus costumbres e indumentarias, además de su  inadmisible y planeado silencio, nos hacen pensar… están tramando algo? Ojalá no sea así, pero lo sabremos en diez o veinte años… y lo sufrirán, Dios quiera que no, mis nietecitos.

Y como dice el escrito que arriba incluyo, entonces será muy tarde!

.

Rafael Ucrós

 Cerritos, California

 Marzo 23, 2016.

.

.

Categorías:ESCRITOS, TEMASEtiquetas: , , , , ,

3 comments

  1. Como siempre, “muy bien jalao”; y totalmente de acuerdo! Creo firmemente en “no hay mal que por bien no venga” porque he tenido muchos incidentes personales que son muy claros y muestran la evidencia. En este caso, creo que esto ha despertado a Francia, Alemania, Belgica, y quizá a toda Europa para aunar esfuerzos contra el fanatismo musulmán, es decir ISIS. Porque ellos creen que su dios Alá es el dueño de todos y ellos son los esclavos y tienen que hacer lo que Alá les ordena: matar a los impíos; es decir, el resto de la humanidad que no practican su mismo fanatismo. Creo que es un mal muy grave, a nivel mundial, pues se han infiltrado en todas partes, lo cual amerita también, esfuerzos de todos los países, especialmente las potencias que tienen mayor capacidad militar ofensiva; pero uno solo o dos países, no tienen chance contra la amenaza del islam.

    • El ISIS es un enemigo Mundial; los musulmanes… se supone que no lo son, pero oímos pocas manifestaciones suyas, repudiando todos estos hechos sangrientos. Gracias por tu comentario Pati.

  2. Como tú bien dices, lo sufrirán tus nietecitos, y los míos, y los de todos nosotros, que vinimos a este país buscando un mejor futuro; pero el futuro de aquí en adelante lo veo negro, o por lo menos gris si los gobiernos no se pellizcan, unen sus fuerzas en todo sentido para decirle a ISIS: “Hasta aquí te llevó el río”. No es justo que maten sin consideración niños, mujeres, adultos, ancianos, solo porque no piensan igual a ellos. Que se pudran en el infierno, o que Dios los perdone. Me costó mucho trabajo (años) perdonar al M19 en Colombia cuando mataron a Nelson por la espalda; canallas, asesinos asquerosos! Solo porque él no les dió lo que querían. Un niño creció sin conocer a su padre porque un grupo de narcoguerrilleros HPs no les importa sino ellos mismos. Ese cuento que lo hacen por la sociedad? Que se lo crea el caimán… Me tocaste una fibra muy dolorosa… pero es todo muy cierto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: